Positive Words, Inc. presents...

La Presencia de Cristo


"Pero enseguida Jesús hablo hacia ellos diciendo, Tened ánimo, soy yo; no temáis" (Mateo 14:27).
    Todos nosotros hemos tenido acerca del trabajo del bendito Espíritu es dependiente en lo que nosotros pensamos de Jesús, porque este proviene de Cristo Jesús que el Espíritu viene a nosotros; esto es Cristo Jesús que el Espíritu que alguna vez nos trajo; y la única necesidad de la vida cristiana a diario y a cada hora es esta–la presencia del Hijo de Dios. Dios es nuestra salvación. Si yo tengo a Cristo conmigo y Cristo en mí, yo tengo plena salvación.
     Nosotros hemos hablado sobre la vida de fracaso y carnal, sobre la vida de incredulidad y desobediencia, sobre los altos y bajos en la vida, la soledad, tristeza y dolor en la vida de; pero nosotros hemos oído y creído que hay liberación. Bendito sea Dios, Él nos sacó de Egipto, Él puede traernos de nuevo Canaan, a el mismo descanso de Dios y Jesucristo. Él es nuestra paz, Él es nuestro descanso.
    Oh, si yo sólo pudiese tener la presencia de Jesús como la victoria sobre todo pecado; la presencia de Jesús como la fortaleza para cada deber, entonces mi vida estaría en la plenitud de la comunión irrompible con Dios, y la palabra se cumplirá a mí en la más bendita experiencia," Hijo mío, tú siempre has estado conmigo, y todo lo mío es tuyo". Y mi corazón contestará," Padre, yo nunca te conocí, pero en verdad, yo estoy siempre contigo y todo lo tuyo es mío." Dios le ha dado todo lo que Él tiene, a Cristo, y Dios anhela que Cristo deba asirnos completamente. Yo voy a cada corazón hambriento y digo," Si usted quiere vivir la gloria de Dios, busque una cosa, clame, crea que la presencia de Jesús puede estar con usted cada momento de su vida."
    I quiero hablar sobre la presencia de Jesús como esto es puesto ante nosotros en que la historia bendita de Cristo caminando en el mar. Venga y mire conmigo algunos puntos que se sugieren a nosotros.

La presencia de Cristo perdida

Piense, primero, de la presencia de Cristo perdida. Usted sabe que los discípulos amaron a Cristo, se aferrado a Él, y con todos sus fracasos, ellos se deleitaron en Él. ¿Pero qué pasó? ¡El Maestro subió a la montaña a orar, y los envió a todos por el mar solos sin Él; allí vino una tormenta, y ellos se esforzaron, remaron, y laboraron, pero el viento era contrario ellos, ellos no hicieron ningún progreso, ellos estaban en el peligro de morir, y cómo sus corazones dijeron," Oh, si el Maestro sólo estuviera aquí!" Pero Su presencia se había ido. Ellos lo extrañaron. Una vez antes, ellos habían estado en una tormenta, y Cristo había dicho," Paz, estad tranquilos," y todo estuvo bien; pero aquí ellos están en la oscuridad, peligro, y en un terrible problema, y sin Cristo para ayudarlos.
    ¿Ah, no es a veces así la vida de muchos creyentes? Yo he entrado en oscuridad, yo he pecado, la nube está sobre mí, yo extraño la presencia de Jesús; y durante días y días yo trabajo, cuidando, y laborando; pero todo es en vano, porque yo extraño la presencia de Cristo. Oh, amados, permítanos escribir que la presencia de Jesús perdida es la causa de todas nuestras miserias y fracasos.

La presencia de Jesús el temida

Mire el segundo paso, la presencia de Jesús temida. ¡Ellos estaban anhelando la presencia de Cristo, y Cristo vino a medianoche: Él vino caminando sobre el agua entre las olas; pero ellos no lo reconocieron, y ellos gritaron, de miedo," es un espíritu!" Su amado Señor estaba viniendo cerca, y ellos no lo conocieron. Ellos temieron Su acercamiento. Y, ah, qué a menudo yo he visto un creyente temiendo el acercamiento de Cristo gritando por Él, anhelándolo, y todavía temiendo Su venida. ¿Y por qué? Porque Cristo llego en una manera que ellos no esperaron¡
    Quizás algunos han estado diciendo," Ay, ay! Yo temo yo nunca puedo tener la presencia permanente de Cristo." Usted ha oído lo que nosotros hemos dicho sobre una vida en el Espíritu: usted ha oído lo que nosotros hemos dicho acerca de estar siempre en la presencia de Dios y en Su comunión, y usted ha estado temeroso de esto; y usted ha dicho," es demasiado grande y demasiado difícil." Usted tiene temor en las muchas enseñanzas que están yendo para ayudarlo. Jesús entró a usted en la enseñanza, y usted no reconoció Su amor.
     O, quizás, Él vino en una manera que usted temió Su presencia. Quizás Dios ha estado hablándole sobre algún pecado. Hay pecado de enojo, o pecado de descuidado, o pecado de no saber perdonar, o hay pecado de mundanidad, compromiso, y compañerismo con el mundo, ese amor de hombre y el honor de hombre, ese respeto de hombre y la opinión de hombre, u orgullo y confianza en si mismo. Dios ha estado hablándole sobre esto, y todavía usted no ha temido. Ése era Jesús queriendo dibujar esto, pero usted tuvo temor. Usted no ve cómo usted puede dejar todo, usted no está listo para decirle," A cualquier sacrificio yo voy a tener que sacarlo de mí, o yo lo dejaré," y mientras Dios y Cristo estaban viniendo a bendecirlo, usted tuvo miedo de Él.
    Oh, creyentes, en otros momentos Cristo ha venido a usted con la aflicción, y quizás usted ha dicho," Si yo quiero ser completamente santo, yo sé que yo tendré que ser afligido, y yo tengo miedo a la aflicción," y usted tiene temor a esta sensación," Cristo puede entrar a mí en la aflicción." ¡La presencia de Cristo teme! –oh, amado, yo quiero decirle que todo es un concepto erróneo. Los discípulos no tenían ninguna razón para tener miedo a este" espíritu" viniendo allí, porque este era Cristo mismo; y, cuando la palabra de Dios vaya a usted y toque su corazón, recuerde es Cristo que de cuya boca sale la espada de dos filos. Es Cristo en Su amor que viene a cortar el pecado, que Él puede llenar su corazón con la bendición del amor de Dios. Tenga cuidado de temer la presencia de Cristo.

La presencia de Cristo revelada

Entonces viene el tercer concepto–la presencia de Cristo revelada. ¡Bendito Dios! Cuando Cristo oyó cómo ellos lloraron, él habló las palabras del texto," tened animo, soy yo; no temáis." ¡Ah, qué alegría esas palabras trajeron a esos corazones! Allí esta Jesús, aquel objeto oscuro aparece, aquella temida forma. Es nuestro Señor bendito. Y, estimados amigos, el objetivo del Maestro, si esto sea por aflicción o de otra manera, esta preparado para recibir la presencia de Cristo, y a través de ello todo lo que Jesús dice," soy yo; no temáis." ¡La presencia de Cristo revelada! Yo quiero decirle que el Hijo de Dios, oh creyente, está anhelando por revelarse a usted. ¡Escuche! ¡Escuche! ¡ESCUCHE! ¿Hay algún corazón anhelante? Jesús dice," tened animo, no temáis."
    Oh, amado; Dios nos ha dado a Cristo. ¿Y Dios quiere que yo tenga Cristo en cada momento? Sin duda. Dios quiere la presencia de Cristo para que sea la alegría en todas las horas de su vida, y, si hay una cosa segura, Cristo puede revelarse a usted en cada momento. ¿Usted esta deseoso por venir y exigir este privilegio? Él puede revelarse. Yo no puedo revelárselo a usted; usted no puede tomarlo; pero Él puede brillar en su corazón. ¿Cómo yo puedo ver la luz del sol mañana por la mañana, si yo estoy dispuesto? La luz del sol se revelará. ¿Cómo yo puedo conocer a Cristo? Cristo puede revelarse. Y, antes de que yo vaya más allá, yo orare por usted que ponga su corazón en esto, y para ofrecer la oración humilde," Señor, ahora revélate a mí, para que yo nunca puedo perder la vista de Ti. Dame entendimiento para que a través de la oscuridad espesa Usted venga a hacerte conocido."
    No dude en su corazón, sin embargo oscuro esto puede ser como medianoche, a cualquier medianoche allí esta en el alma, a medianoche, en la oscuridad, Cristo puede revelarse. Ah, gracias a Dios, a menudo después de una vida de diez y veinte años de alba, después de una vida de diez y veinte años de esforzarse, ahora en la luz, y ahora en la oscuridad, allí llega el momento cuando Jesús está deseoso sólo darse a nosotros, para nunca más partir. ¡Dios nos concede que la presencia de Jesús!

La presencia de Jesús deseada

Y ahora viene el cuarto concepto–La presencia de Jesús perdida, fue el primero; la presencia de Jesús temida, era el segundo; la presencia de Jesús reveló, era el tercero; la presencia de Jesús deseada, es el cuarto. ¿Qué pasó? Pedro oyó al Señor, y más allá estaba Jesús, unos 30, 40, 50 metros de distancia, y Él hizo como si Él los hubiera pasado; y Pedro, bendijo al Señor, el corazón de Pedro estaba correcto con Cristo, y él solicito Su presencia, y él dijo," Señor, si eres Tu, llámame para ir sobre el agua hacia Ti."
    Si, Pedro no podría descansar; él quiso estar tan cerca a Cristo como sea posible. Él vio a Cristo caminando sobre el agua; él recordó Cristo había dicho," Sígame"; él recordó cómo Cristo, con la pesca milagroso , había demostrado que Él era El Maestro del mar, y de las aguas, y él recordó cómo Cristo había calmado la tormenta; y, de repente sin argumento o reflexión, él dijo," Allí esta mi Señor que se manifiesta de una manera nueva; Allí esta mi Señor que ejerce un nuevo y sobrenatural poder, y yo puedo ir a mi Señor, Él es capaz de hacerme caminar a dónde Él camina." Él quiso caminar como Cristo, él quiso caminar cerca de Cristo. Él no dijo," Señor, permítame dar una vuelta en el mar aquí," sino que él dijo," Señor, permítame ir a Usted." Amigos, no le gustaría tener la presencia de Cristo de esta manera? No es que Cristo debe bajar, eso es lo que muchos Cristiano quieren; ellos quieren continuar en su pecaminoso caminar, ellos quieren continuar en su camino mundano, ellos quieren continuar en su antigua vida, y ellos quieren que Cristo baje a ellos con Su consuelo, Su presencia, y Su amor; pero eso no puede ser. Si yo voy a tener la presencia de Cristo, yo debo caminar como Él caminó. Su caminar era sobrenatural. Él caminó en el amor y en el poder de Dios. La mayoría de las personas caminan de acuerdo a las circunstancias en que ellos están, y la mayoría de las personas dice," yo estoy dependiendo en las circunstancias por mi religión. Muchas veces usted oye a las personas decir," Mis circunstancias previenen mi comunión irrompible con Jesús." ¿Cuáles eran las circunstancias que habían alrededor de Cristo? El viento y las olas–y Cristo caminó triunfante encima de las circunstancias; y Pedro dijo," Como mi Señor yo puedo triunfar sobre todas las circunstancias: cualquier cosa alrededor mío no es nada, si yo tengo a Jesús." Él deseó la presencia de Cristo.
    Dios desea que, cuando nosotros miremos la vida de Cristo en la tierra, nosotros miremos como Cristo caminó y conquistó las olas, cada uno de nosotros puede decir," yo quiero caminar como Jesús." Si ése es el deseo de su corazón, usted puede esperar la presencia de Jesús; pero cuando usted quiera caminar en un nivel más bajo que Cristo, cuando usted quiera tener un poco del mundo, y un poco de auto dominio, no espere tener la presencia de Cristo. Cerca de Cristo, y como Cristo, las dos cosas van juntas. ¿Usted ha pensado eso? Pedro quiso caminar como Cristo porque él quería estar cerca de Cristo; y es esto que yo quiero ofrecer a cada uno de ustedes. Yo quiero decir al creyente más débil," Con la presencia de Dios usted puede tener la presencia y comunión de Cristo todo el día entero, durante toda su vida." Yo quiero hacerle realidad esa promesa, pero yo debo darle la condición de Dios–camine como Cristo, y usted siempre morará cerca de Cristo. La presencia de Cristo lo invita a venir y tener la comunión irrompible con Él.

La presencia de Cristo confiada

Entonces viene el próximo concepto. Nosotros hemos tenido solo la presencia de Cristo deseada, y mi próximo pensamiento es,–la presencia de Cristo confiada. ¿El Señor Jesús dijo," Ven," y qué hizo Pedro? Él dio el paso fuera del barco. ¿Cómo él se atrevió a hacerlo contra todos las leyes naturales? ¿–cómo él se atrevió a hacerlo? Él buscó a Cristo, él oyó la voz de Cristo, él confió en la presencia y poder de Cristo, y en la fe de Cristo él dijo," yo puedo caminar sobre el agua," y él salió del barco.
    Aquí esta el punto de comenzar; aquí esta el dilema. Peter vio a Cristo en la manifestación de un poder sobrenatural, y Peter creyó que el poder sobrenatural pudiera trabajar en él, y que él podría vivir una vida sobrenatural. Él creyó esto aplicado a caminar sobre el mar; y aquí dentro esta el secreto entero de la vida de fe. Cristo tenía el poder sobrenatural, el poder de cielo, el poder de santidad, el poder de la comunión con Dios, y Cristo puede darme gracia para vivir como Él vivió. Si yo quiero pero, como Pedro, mire a Cristo y diga a Cristo," Señor, di la palabra, y yo iré," y si yo escucharé a Cristo diciendo," Ven," yo, también, tendré el poder para caminar sobre las olas.
     Ha visto usted alguna vez un símbolo más bonito y más instructivo de la vida cristiana? Yo una vez hace muchos años prediqué sobre esto, y el pensamiento que llenó mi corazón entonces fue esto, la vida cristiana comparada a Peter caminando sobre las olas, nada es tan difícil e imposible con Cristo, nada es tan bendito y seguro sin Cristo. Ésa es la vida cristiana–imposible sin la proximidad de Cristo, más seguro y bendito, sin embargo difícil, si yo sólo tengo la presencia de Cristo. Los creyentes, nosotros en estas páginas hemos intentado llamarlo a una vida mejor en el Espíritu, a una vida en la comunión con Dios. Hay sólo una cosa que puede hacerle posible vivir esto, usted debe tener el sostenimiento de la mano del Señor Jesús todos los minutos del día.
    "Pero esto puede ser?" usted pregunta. Sí, puede. "Yo tengo tanto que pensar. A veces durante cuatro o cinco horas del día yo tengo que ir a muchos grandes negocios y tengo como diez hombres que están a mí alrededor, cada uno llamando mi atención. ¿Cómo pueda yo, cómo yo siempre puedo tener la presencia de Jesús?" Amado, porque Jesús es su Señor y amor usted maravillosamente, y puede hacer Su presencia más clara a usted que el de diez hombres que están estando a su alrededor. Si usted desea por la mañana tome tiempo y entre en comunión con Él todas las mañanas," Mi Señor Jesús, nada puede satisfacerme sino Tu presencia permanente en mi," Él la dará a usted, Él sin duda se la dará. Oh, Peter confió en la presencia de Cristo, y Él dijo," Si Cristo me llama yo puedo caminar sobre las olas hacia Él." ¿Nosotros confiaremos en la presencia de Cristo? Caminar a través de todas las circunstancias y tentaciones de vida es exactamente como caminar sobre el agua, usted no tiene nada sólido bajo sus pies, usted no sabe cuan fuerte pueden venir las tentaciones de Satanás; pero crea Dios quiere que usted camine en una vida sobrenatural sobre el poder humano. Dios quiere que usted viva una vida en Cristo Jesús. ¿Usted desea vivir está esa vida? Venga entonces, y diga," Jesús, yo he oído Tu promesa que Tu presencia irá conmigo. Tu has dicho," Mi presencia irá contigo," y, Señor, yo clamo esto; yo confío en Ti."

La presencia de Cristo se olvidada

Ahora, el sexto paso en esta historia maravillosa. La presencia de Cristo olvidada. Pedro salió del barco y empezó a caminar hacia el Señor Jesús con sus ojos puestos en Él. ¡La presencia de Cristo estaba confiada por él, y él caminó audazmente encima de las olas; pero de repente él apartó la vista de Jesús, y él empezó a hundirse en seguida, y allí estaba Pedro, su caminar de fe termino; todo mojado, ahogándose y clamando," Señor, ayúdeme!" Hay algunos de ustedes diciendo en sus corazones, yo sé," Ah, esto es lo que vendrá de su vida superior." Hay personas que dicen," Usted nunca puede vivir esa vida; no hable de él; usted siempre debe estar fallando." Pedro siempre falló antes de Pentecostés. Era porque el Espíritu santo no había venido todavía, y por consiguiente su experiencia va a enseñarnos, que mientras Pedro todavía estaba en la vida de la carne él debió fallar de algún modo u otro. Pero, gracias a Dios, estaba Uno para liberarlo del fracaso; y nuestro último punto será demostrar que liberado de esa falla él entró en la unión más íntima con Jesús que alguna vez en la vida haya tenido, y la dependencia más profunda. Pero escuche, primero, mientras yo le hablo sobre esta falla.
    Alguno puede decir," yo he estado intentando decir,’ Señor, yo viviré esto;’ pero, suponga la falla viene, entonces" Aprenda de Pedro lo que usted debe hacer. ¿Qué hizo Pedro? Lo opuesto de lo que la mayoría hace. ¿Qué hizo él cuándo él empezó a hundirse? ¡En ese mismo instante, sin una palabra de auto critica, de auto condenación, él clamo," Señor, ayúdeme!" Yo deseo poder enseñarle a cada cristiano esto. Yo recuerdo el momento en mi vida espiritual cuando esto se puso claro en mí; porque en ese momento, cuando yo fallé, mi único pensamiento era reprocharme y condenarme, yo pensé que eso me haría mejor. ¡Yo encontré que no me hizo bien; y yo aprendí de Pedro que mi trabajo es, en el mismo momento que yo fallo, decir," Jesús, Maestro, ayúdame!" y el mismo momento en que yo digo, Jesús me ayuda.
    Recuerde, el fracaso no es una imposibilidad. Yo puedo aceptar que un Cristiano diga," Señor, yo exijo la plenitud del Espíritu Santo. Yo quiero vivir todas las horas y todos los días llenó del Espíritu santo"; y yo puedo concebir que una alma honrada diga con una fe temblorosa, aun pudo haber caído; yo quiero decir a esa persona, no se desaliente. Si el fracaso viene, en seguida, sin ninguna espera, clamé a Jesús. Él siempre está listo para oír, y en el mismo momento que usted lo encuentra allí esta la calma, la palabra apresurada, o algún otro mal, en seguida el Jesús viviente está cerca, tan bondadoso, y tan poderoso. Clamé y tendrá ayuda en seguida. Si usted aprende a hacer esto, Jesús lo alzará a y lo llevará adelante a un caminar dónde Su fuerza le fortalecerá del fracaso.

La presencia de Jesús restaurada

Y entonces viene mi último pensamiento. De la presencia de Jesús fue olvidada cuando Pedro miró las olas; pero ahora, por último, nosotros tenemos la presencia de Jesús restaurada. Sí, Cristo extendió Su mano para salvarlo. Posiblemente porque Pedro era un hombre muy orgulloso, seguro de sí mismo, posiblemente él tenía que hundirse allí para aprender que su fe no podía salvarlo, pero era el poder de Cristo. Dios quiere que nosotros aprendamos la lección que cuando nosotros nos caemos entonces nosotros podemos clamar a Jesús, y en seguida Él extiende la mano Su mano. Recuerde, Pedro caminó de vuelta al barco sin hundirse de nuevo. ¿Por qué? Porque Cristo estaba muy cerca de él.
     Recuerde esto es muy posible, si usted usa su fracaso correctamente, para estar cerca de Cristo estará más cerca que antes. Úselo correctamente, yo digo. Es decir, venga y reconozca," En mí no hay nada, sino que yo voy a confiar en mi Señor ilimitadamente." Permita que cada fracaso le enseñe a aferrarse de nuevo a Cristo, y Él será un poderoso y amoroso Auxiliador. ¡La presencia de Jesús restaurada! Sí, Cristo lo tomó de la mano y lo ayudó, y yo no sé si ellos caminaron de la mano atrás esos cuarenta o cincuenta metros al barco, o si Cristo le permitió a Peter caminar al lado de Él; pero esto yo sé, ellos estaban muy cerca entre si, y fue la proximidad de su Señor la que lo fortaleció.
   Recuerde todo lo que ha pasado desde que eso pasó con Pedro. La cruz se ha erigido, la sangre se ha vertido, la tumba se ha abierto, la resurrección ha sido cumplida, el cielo se ha abierto, y el Espíritu del Exaltado ha bajado. Crea que es posible por la presencia de Jesús estar con nosotros todos los días y en todo lugar. Dios le ha dado a Cristo, y Él quiere darle a Cristo en su corazón de tal una manera que Su presencia este con usted en cada momento de su vida.
    Quien está deseoso de alzar sus ojos y su corazón y exclamar," yo quiero vivir según la norma de Dios" ¿Quién está deseoso? ¿Quién está deseoso de lanzarse en los brazos de Jesús y vivir una vida de fe victorioso por sobre los vientos y las olas, por encima de las circunstancias y dificultades? ¿Quién está deseoso decir esto?," Señor, llámame para ir a Ti sobre las aguas " ¿Usted está pidiendo? ¡Escuche! Jesús dice," Ven." De el paso fuera en este momento Délo más allá esta el barco, la vieja vida que Pedro había estado llevando; él había estado familiarizado con el mar desde su niñez, y ese barco era su muy sagrado lugar; Cristo se había sentado allí al lado de él; Cristo había predicado de ese barco, de ese barco de Pedro, Cristo había hecho una maravilloso pesca; era un muy sagrado barco; pero Pedro lo dejó para venir a un lugar más sagrada todavía, caminando con Jesús en el agua, una nueva y Divina experiencia.
    Tu vida cristiana puede ser una muy sagrada cosa; tú puedes decir," Cristo me salvó por Su sangre, Él me ha dado muchas experiencias de gracia; Dios ha demostrado Su gracia en mi corazón," pero usted confiesa" yo no he conseguido una vida real de comunión permanente; los vientos y las olas me aterran a menudo, y yo me hundo." Oh, salga en seguida del barco de experiencias del pasado; salga del barco de circunstancias externas; salga del barco, y camine en la palabra de Cristo, y créala," Con Jesús yo puedo caminar sobre el agua." Cuándo Pedro estaba en el barco, ¿que tenía él entre él y el fondo del mar? Un par de tablones; pero cuándo él salió al agua lo que tenía él entre él y el mar? No era un tablón, sino la palabra del Omnipotente Jesús.
    Quiere usted venir, y sin cualquier experiencia, apoyarse en la palabra de Jesús," he aquí, yo estoy con usted siempre" ¿apóyese en Su palabra," Tenga animo; no tema; soy yo"? Cada momento Jesús vive en el cielo; cada momento por Su Espíritu Jesús murmulla estas palabras; y en cada momento Él vive para hacerla real. ¡Acéptelo ahora, acéptelo ahora! Mi Señor Jesús es igual a cada emergencia. Mi Señor Jesús puede suplir las necesidades de cada alma. ¡Mi corazón entero dice," Él puede, Él puede hacerlo; Él quiere, Él lo hará!" Oh vengan, creyentes, y clamemos más voluntariamente, más calladamente, más placidamente–clámelo, clámelo, clámelo, CLÁMELO.

Este copyright de la página 2005 © Peter Wade. Este texto de la biblia en esta publicación, de la Biblia de las América a menos que se indique de otra manera. Este art&íacute;culo aparece en el sitio: https://www.peterwade.com/.

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.