Positive Words, Inc. presents...

El Secreto de Vivir Radiante

by Peter Wade

Las habilidades impresionantes y latentes dentro de la mente humana son maravillosas e importantes para el creyente. Se menciona una de estas grandes habilidades en el libro de Colosenses 3:2: “Poned la mente en las cosas de arriba, y no en las terrenales.” Aquí a nosotros se nos exhorta a poner nuestro pensar (la palabra “la mente” es phroneo, pensar) en las cosas de Dios. Su mente tiene la habilidad de concentrarse en un asunto específico, y para permanecer en ese estado de concentración por un período de tiempo. Los cristianos deben estar pensando continuamente en los asuntos espirituales.
    Allí se menciona en la Palabra cosas específicas en que nosotros, como creyentes, debemos concentrar nuestro pensar. Nosotros también somos bendecidos con varios registros de hombres que se concentraron en las cosas que el Padre propuso. Cuando nosotros examinamos éstos registros nosotros podemos aprender por sus errores. Los registros muestran lo que fue el resultado de su concentración en las cosas inferiores claramente, y, sobre todo, cómo estos hombres retrocedieron hacia un pensar correcto de lo que ellos debían concentrarse.

Cómo ser miserable

Asaf, el salmista, nos da nuestra primera visión en este asunto en Salmo 77. Él nos cuenta el tiempo en su propia vida cuando él enfrentó los problemas serios. Su autobiografía en este Salmo nos dice, “En el día de mi angustia busqué al Señor; en la noche mi mano se extendía sin cansarse; mi alma rehusaba ser consolada.” (verso 2). Su mente se negó a ser confortada.
    En medio de tremendo problema él dijo, “Me acuerdo de Dios, y me siento turbado; me lamento, y mi espíritu desmaya” (verso 3). Él recordó la grandeza y la bondad de Dios brevemente a él en días del pasado, y todavía él estaba con problemas. Él no podría concebir por qué este problema particular estaba en él, ni por qué, cuando él pensó, Dios lo había dejado solo. Cuando su mente dejo de pensar sobre las grandes cosas de los días pasados a los problemas terribles del presente, su espíritu fue agobiado.
    Tanto para que él nos diga en verso 4, “Has mantenido abiertos mis párpados; estoy tan turbado que no puedo hablar.” Sicológicamente esta descripción habla de una tremenda depresión. Aunque nosotros no hablamos, la mente humana siempre esta activa. Asaf encontró que el problema era tan grande, que aunque él no podría hablar, todavía su mente estaba recordando algunos sucesos anteriores a esta crisis.
    “He pensado en los días pasados, en los años antiguos” (verso 5). Él recordó la bondad de Dios en los días pasados. “De noche me acordaré de mi canción” (verso 6a) — ese gran tiempo cuando a través de la pura exuberancia de alegría yo canté en la noche más oscura. “En mi corazón meditaré; y mi espíritu inquiere” (verso 6b) ¿Por qué esto me ha pasado?
    “¿Rechazará el Señor para siempre?” él preguntó en verso 7, ¿Ha terminado para siempre su promesa? ¿Mis días de gracia han acabado? ¿Tuve un compañerismo maravilloso con mi Padre cómo llego a un fin? ¿No le agrade más? verso 8 continúa con las mismas preguntas — la mente humana trabaja en medio del problema. ¿Su amor inagotable ha desaparecido para siempre? ¿Su promesa ha fallado durante todo el tiempo? ¿Las promesas de Dios se terminaron ahora? ¿Esto significa que todo lo que Dios ha prometido ya no pasara? ¿El cuestionamiento continúa, “Dios se olvidado de ser piadoso? ¿Él en su enojo ha detenido su misericordia? (verso 9).
    Si nosotros fuéramos honestos, nosotros admitiríamos que nuestra mente ha seguido un modelo similar por mucho tiempo. Indudablemente cada uno de nosotros podría escribir como el graficó una descripción del funcionamiento de la mente en medio del problema como este Salmo. Sin embargo, lo que esta escrito aquí esta escrito para nuestro aprendizaje.
    Nosotros ahora debemos observar cuidadosamente cómo este hombre pudo seguir la huella correcta una vez más. En su autobiografía, él dijo, “Entonces yo pensé, A esto apelaré: a los años de la mano derecha del Altísimo. Yo recordaré los hechos del Señor; sí, yo recordaré sus milagros de hace tiempo. Yo meditaré en todas sus obras y consideraré todos sus hechos poderosos. Sus caminos, O Dios, son santos. ¿Qué dios es tan grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que realiza los milagros; Tú despliegas tu poder entre los pueblos” (verso del l0-14).
    ¿Qué ha hecho la diferencia? ¿Qué causó esta declaración repentina de gracias y alabanza a Dios? Este hombre había encontrado que con tal de que él se examinara, mientras se sentó allí y permitió a su mente pasar adelante del campo de pensamiento negativo, tanto tiempo él habría sido miserable. Pero en el momento que él empezó a pensar sobre la grandeza y la bondad de Dios, y esto fue declarado positivamente, en ese momento el problema se hundió en la insignificancia.
    Nosotros, también, debemos tener cuidado en lo que nosotros nos concentramos. Concentrarse en usted, su sentimiento de indignidad, su incapacidad supuesta, lo arrastrará siempre hacia abajo. Constantemente se exhortan multitudes de creyentes cristianos investigar sus corazones y examinarse. Cuanto mejor sería si nosotros nos pasáramos nuestro tiempo en considerar lo que Dios ha hecho para nosotros en Cristo Jesús, mientras consideramos, cómo nosotros podemos manifestar en una medida mayor la vida más abundante que Jesús vino a hacernos disponible. Permítanos aprender bien la lección mientras nosotros miremos dentro de nosotros seremos miserable.

Cómo estar distraído

Otra autobiografía que nos ayudará en nuestra demanda se da en Salmo 73. Esta consideración honesta y verdadera del funcionamiento de la mente humana debe notarse de nuevo cuidadosamente. Este hombre particular, Asaf, no se pasó el tiempo que parece mirándose pero su error fue igualmente malo. Mirando atrás sobre lo ocurrido, él empieza con una declaración positiva en verso 1, “Ciertamente Dios es bueno con Israel, con aquéllos que son puro en el corazón. Pero en cuanto a mí,” él dijo en verso 2, “mis pies casi se habían resbalado; yo había perdido casi mi posición establecida.” Él se sentía muy inseguro, como si él estuviera pasando rápidamente quizás rápidamente a la insensatez.
    La cosa interesante a nosotros en nuestra búsqueda actual es que él nos dice claramente lo que causó este estado. Verso 3 comienza con la palabra “porque”, mientras dándonos la razón para la declaración del verso 2. “Porque yo envidié al arrogante, cuando yo vi la prosperidad del malo.” El problema de Asaf no fue mirarse, ni de sentirse indigno o de sentirse incapaz para hacer las cosas; su problema fue mirar, a otras personas. Estas personas no tenían la fe en Dios, estaban fuera produciendo cada centavo que ellos pudiesen, y al parecer eran personas a quienes nada en la vida les sale mal.
    Él registro sus observaciones cuidadosamente en el verso 4 y siguiente. Él nota primero su buena salud y su vigor, causándoles inflarse de arrogancia. Su propia habilidad de proporcionar sus necesidades y las codicias las hacen cuyas personas “Los ojos se les saltan de gordura; Logran con creces los antojos del corazón” (verso 7 LBLA).
    Porque nada alguna les vez salió mal a ellos, o así parecía, “ellos se mofan, y con maldad hablan de opresión; hablan desde su encumbrada posición” (verso 8).
    Ellos se no molestaron por lo que ellos dijeron o a quien ellos lo dijeron. De hecho, tan seguros estaban ellos de su posición ellos hablaron contra el propio cielo, contra la grandeza y bondad de Dios. “¿El (Asaf) dice, Cómo, Dios no sabe esto? ¿No hay conocimiento en el Altísimo?” (verso 11). En verso 12 él concluye sus observaciones,
    He aquí, estos son impíos, He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.”
    Sus observaciones exactas parecen del siglo 20. Las personas con salud y prosperidad, pero sin las éticas, morales, y anteriormente todos, sin un conocimiento de Dios.
    La observación de estas cosas causó a este hombre para sentarse literalmente y retorcer todo el día mucho tiempo sus manos en la desesperación. Él nos dice que “cuando yo intenté entender todo esto, fue difícil para mí,” (verso 16). Este hombre aprendió que cuando nosotros echamos una mirada alrededor de nosotros estamos distraídos del énfasis mayor de la vida. Nosotros estamos distraídos de las actitudes, creencias, y conceptos que deben caracterizar al creyente. Echar una mirada alrededor siempre causará la distracción, y cuando miramos así dentro de nosotros nos hará sentir miserables.
    Nosotros debemos continuar más allá en esta autobiografía y descubriremos cómo este hombre volvió una vez más al camino correcto. El gran secreto de su cambio se da en verso 16 b-17,”… fue difícil para mí, hasta que entré en el santuario de Dios; entonces comprendí el fin de ellos.” Hasta que él fue al lugar dónde la Palabra de Dios fue hablada, dónde la alabanza de Dios fue dada, él no podría comprender la situación. Allí en la casa de Dios él pensó y habitó en la grandeza y bondad de Dios. Él comprendió entonces que la situación realmente era volver atrás de lo que él había estado pensando. En verso 2 él nos dice que “mis pies estuvieron a punto de tropezar, casi resbalaron mis pasos.” Pero en versículo 18 él declara claramente a Dios, “Ciertamente los has puesto en deslizaderos; en asolamientos los harás caer.” La situación era exactamente al revés. En lugar de que sus pies sean resbaladizos, él era el que estaba seguro. Pero ellos, los malos y prósperos, estaban de hecho resbaladizos. “¡¡Cómo han sido asolados! ¡Son totalmente consumidos! Se acabaron, fenecieron con turbaciones!” (verso 19).
    El secreto es obvio. Pásese tiempo investigando la Palabra, mientras llena su mente de los grandes pensamientos de todo lo que Dios ha hecho por usted en Cristo Jesús. Entonces usted verá las cosas del punto de vista de Dios y no del punto de vista de este mundo.
    Asaf vio el error de sus caminos, porque él nos dice en los versos 21 y 22, “Cuando mi corazón fue afligido y mi espíritu se amargó, yo fui insensato e ignorante; yo fui una bestia bruta delante de Ti.” Pero él dice ahora, “Con todo yo siempre estuve contigo; Tu me tomaste de la mano derecha. Tu me has guías según tu consejo, y después me recibirás en gloria” (versículos 23 y 24).
    Mirar dentro de nosotros nos hará miserable; echar una mirada alrededor nos distraerá. ¿Entonces dónde nosotros debemos mirar? ¿En qué nosotros debemos concentrarnos?

Cómo ser radiante

Entender el punto de vista positivo acerca de lo que nosotros debemos concentrarnos, nosotros miraremos varios versículos en diferentes partes de la Palabra.
    Nosotros hemos usado los Salmos hasta ahora como nuestro material en este estudio, permítanos decirles primero estas palabras en Salmo 34:5, “Aquéllos que miraron a él fueron iluminados…” Esta declaración de hecho es dada por David, mientras llevaba a cabo su testimonio de la bondad de Dios en su vida. “Yo busqué al Señor, y él me contestó; él me libero de todo mis temores” (verso 4). Él declara entonces, “Aquéllos que miran a él son iluminados”, para mostrar que esta situación es común a todas las personas que en Dios ajustarán y controlarán su pensamiento.
    El resultado de mirarlo a El, es ser radiante; tener una sonrisa en los labios, una canción en el corazón, y un resorte en el andar. Ya que Dios es Espíritu, este mirarlo a Él no puede significar una mirada física. Esto significa concentrarse en la naturaleza y actos de un amando Padre.
    En el libro de hebreos a nosotros se nos exhorta a mirar a Jesús. En Hebreos el capítulo 12 y verso 2 nosotros leemos, “Puestos nuestros ojos en Jesús, el autor y consumador de, [nuestra] la fe…” El impacto de las palabras “puestos nuestros ojos” es interesante y vital en el griego. Una traducción más literal sería, “Mirando fuera de todo el resto a Jesús.” No sólo un vislumbre breve o un pensamiento fugaz, sino una concentración continuada, prolongada en lo que Dios hizo para nosotros en Cristo Jesús. Nosotros debemos mirar hacia Jesús, porque Él dijo, “Cualquiera que me ve ha visto el Padre” (Juan 14:9).
    El próximo versículo en Hebreos capítulo 12 da la luz agregada en este asunto. “Considerad pues a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón.” (verso 3). Los dos versículos de Hebreos significan una acción que nosotros estamos haciendo por un acto de nuestra voluntad. Hay una opción involucrada; nosotros podemos hacerlo o nosotros podemos escoger no hacerlo. Nosotros podemos escoger mirar hacia Él y ser radiantes, o nosotros podemos escoger no considerarlo y así podemos “cansarnos y desmayarnos en nuestras mentes” (KJV). Hay sólo una opción inteligente y lógica para el creyente: mirar fuera de todo el resto a Jesús.
    Una exhortación similar se encuentra en Hebreos 3:1, “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe…” De nuevo se nos exhorta a considerar, mirar nuestros pensamientos en Cristo, especialmente respecto a lo que Dios hizo para nosotros en Cristo Jesús y libremente hacer disponible a cada creyente renacido. Cuan grande, cuan maravilloso, cuan emocionante es llenar nuestras mentes con la grandeza de la Palabra.
    Las cosas importantes en la vida no son esas cosas que nosotros podemos ver sino las cosas eternas, espirituales que no pueden observarse por el ojo humano. En II Corintios 4:18 nosotros leemos, “Para no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” De nuevo la exhortación se da para llenar nuestras mentes de los asuntos espirituales. Indudablemente cuando nosotros vivimos nuestras vidas naturales en un mundo material, hay muchas cosas en que nosotros debemos pensar. Sin embargo, lo real, las cosas duraderas son espirituales. Ciertamente si éstas son las cosas que van a contar entonces en que nosotros debemos pasar nuestro tiempo que se concentra en ellos.
    Permítanos considerar un versículo más que nos ayudará entender el objeto que debe llenar a nuestras mentes. “Tú le guardarás en completa paz, a aquel cuyos pensamientos [“en ti permanecen” KJV], en ti perseveran; porque en ti ha confiado.” (Isaías 26:3). Esta paz perfecta y constante es algo deseado por cada creyente. Está disponible cuando nosotros invertimos el tiempo guardando nuestra mente, nuestros pensamientos en Dios.
    Considerando todas unidamente estas grandes promesas, nosotros encontramos el secreto de cómo ser radiante. Simplemente está mirando a Jesús; no mirando las cosas que se ven, sino las cosas que no se ven; permaneciendo nuestras mentes en Él. Permítanos recordar que mirar dentro de nosotros nos hará miserable; mirar a nuestro alrededor nos hará estar distraído; pero mirar hacia El es el gran secreto de cristiano radiante que vive.

Este artículo es el capítulo 6 del libro, La Dinámica de la Vida Positiva. Las copias del libro en rústica todavía están disponibles.

Este copyright de la página 2005 © Peter Wade. Este texto de la biblia en esta publicación, de la Biblia de las América a menos que se indique de otra manera. Este art&íacute;culo aparece en el sitio: https://www.peterwade.com/.

¿le gustaria tener su propia copia de libros de Peter Wade y otros autores? Vaya a nuestro Catálogo.

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.