Positive Words, Inc. presents...

Esto es estar equipado!


¿Qué recibe el creyente espiritualmente cuándo él nace de nuevo? ¿Que esta incluido en el don de la gracia de Dios, que es Cristo en ti, la esperanza de gloria? El libro de romanos tiene algunas respuestas al estudiante de la Palabra. Romanos es una Epístola de la Iglesia; esta dirigida a nosotros. Es esa Epístola de la Iglesia que trata específicamente de nuestra justificación, nuestra salvación. Ciertamente en alguna parte aquí nosotros encontraremos declaraciones que nos ayudarán a entender lo que ajustado a en el regalo-paquete espiritual de vida eterna.
    Realmente, el libro de Romanos está cargado con las tremendas declaraciones acerca de lo que es el gran don de Dios a la Iglesia en el Día de Pentecostés. Este regalo ha sido recibido por cada persona que ha creído en su corazón que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos y confiesa con su boca a Jesús como Señor (Romanos 10:9).

El don de la justicia

Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas; es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen; porque no hay distinción; por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús (Romanos 3:21-24).
     En este pasaje nosotros vemos dos términos expresados: la justicia y justificación. Éstos son los dos de la misma palabra de la raíz básica en el griego. También veamos Romanos 5:17 “Porque si por la transgresión de un hombre reinó la muerte, mucho más reinarán en vida, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia, por medio de uno, Jesucristo.
     Que tremendo asunto se abre para nosotros en esta declaración, “el don de la justicia” La justicia es la habilidad de estar de pie en la presencia de Dios sin ningún sentido de debilidad, carencia o vergüenza, y para estar de pie en la presencia de Satanás con la valentía que es nuestra en Cristo Jesús. La palabra “justificación” indica el acto de ser hecho justo. ¡Ahora ésta es una verdad emocionante!
    Imagine lo que sería estar de pie en la presencia de Reina Elizabeth o el Presidente de los Estados Unidos. ¿Usted sentiría cualquier sensación de debilidad, carencia o vergüenza? ¿Sentiría usted que pertenece al mismo círculo de ellos? Sin embargo desfachatez o intrepidez usted podría estar, usted debe comprender que hay alguna diferencia. Y todavía, nuestra posición como un creyente es tal que nosotros no debemos tener esos sentimientos en la presencia de Dios. Nosotros hemos recibido el don de la justicia; nosotros pertenecemos a la familia. La habilidad es nuestra para estar de pie en la presencia de Dios quien hizo los cielos y la tierra. ¡Esto es grandioso!

La justicia de Dios es nuestra

Romanos 1:16,17 nos declara sobre la única fuente de información en este asunto: “Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todo aquel que cree; del judío primeramente y también del griego.
    Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe; como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.”
    En Romanos 4 nosotros tenemos Abraham en una ilustración, y nosotros debemos considerar estas declaraciones con una mente alerta. “¿Pero qué dice la escritura? Abraham creyó Dios, y le fue contada por justicia. Ahora bien, al que trabaja, el salario no se le cuenta como gracia, sino como deuda; mas al que no trabaja, sino cree en aquel que justifica al impío, la fe le es contada por justicia.” (Romanos 4:3-5). Porque la promesa a Abraham o a su descendencia de que él sería heredero del mundo, no fue hecha por medio de la ley, sino por medio de la justicia de la fe. (Versículo 13). Por lo cual también su fe le fue contada por justicia.” (Versículo 22).
     Hay muchos más referencias en las Epístolas, pero el asunto es tan inmenso que yo apenas quiero traerles su atención aquí. La “justicia” es una gran realidad, y el término describe lo que Dios tiene para cada creyente en el don de salvación. Es complementado a este gran paquete.

Paz con Dios

En el capítulo 5 de Romanos hay dos o tres tremendas declaraciones que nosotros debemos ver. “Estando por consiguiente justificado por la fe, nosotros tenemos paz con [hacia] Dios a través de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1). ¿Qué aconteció para darnos esa paz hacia Dios? Nosotros fuimos justificados por la fe. Nuestra paz hacia Dios a través de la obra de Jesucristo. Dios no estaba luchándonos, porque nosotros no teníamos ninguna manera de comunicación, ningún lugar a participar. Nosotros éramos los forasteros, nosotros éramos los extraños, nosotros simplemente estábamos tan alejados que no había ninguna esperanza entre nosotros y Dios. Pero estando ahora justificado por la fe nosotros tenemos paz hacia Dios.
    En Romanos 15:33 Dios se describe como “el Dios de paz.” ¡Así ahora nosotros tenemos paz hacia el Dios de paz! Romanos 16:20 dicen la misma cosa: “Y el Dios de paz aplastara a Satanás brevemente” bajo sus pies. El evangelio se habla de como el evangelio de la paz, en Romanos 10:15: “¿y cómo predicarán si no fueren enviados? como esta escrito: Cuan hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de la paz de los que anuncian buenas nuevas”. Así que por lo tanto una de las cosas envueltas en la grandeza del don de Dios a nosotros en el momento del nuevo nacimiento es paz hacia Dios.
    Ahora cuando nosotros aplicamos y renovamos nuestras mentes a la grandeza de la Palabra,” paz hacia Dios” una realidad que puede estar en nuestras relaciones con otras personas. El declara en Romanos 15:13: “Ahora el Dios de expectativa os colme a usted con toda la alegría y paz en el creer.” Esto lo trae en el campo del renovar de la mente dónde, a través del funcionamiento de lo que Dios nos ha dado, nosotros empezamos a desarrollar esta actitud de paz; nosotros empezamos a vivir en paz; nosotros empezamos a manifestar la paz abundantemente.
    Romanos 14:19 también nos instruyen: “Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua.” No hay ninguna lucha mencionada aquí, sino una demostración de paz. ¿Si nosotros vamos a seguir después de estas cosas nosotros deberíamos detenernos a pensar: Qué podría hacer en esta situación para que traer paz? Ahora nosotros empezamos a funcionar viviendo los principios de la vida más abundante diariamente, manifestándolos en un plano horizontal.

El amor de Dios

“Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido acceso [entrada] por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, [la gracia es otra descripción bonita del regalo de Dios], y nos gloriamos en la esperanza [expectativa] de la gloria de Dios.
    Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, experiencia; y la experiencia, esperanza;
    Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.” (Romanos 5:1-5).
    Note aquí que se vierte el amor de Dios en el extranjero en nuestros corazones por el don de Dios el Espíritu santo. I Corintios capítulo 13 se refiere al ágape, el amor de Dios manifestado a través de la mente renovada del creyente. Es el amor de Dios en acción. El amor de Dios en el hombre interno es un regalo de Dios en el momento del nuevo nacimiento. Debe distinguirse claramente del amor de Dios en acción renovando de la mente.
    “Dios es amor” nos dice en I Juan 4:16; el amor es una de las características de Dios. II Pedro 1:4 nos dice que nosotros nos hemos vuelto coparticipes de la naturaleza divina. Un aspecto de esa naturaleza divina es el amor. Así que nosotros nos hemos vuelto coparticipes del amor de Dios. ¿Pero cuándo paso esto? Cuando nosotros recibimos ese mismo gran don-paquete espiritual de vida eterna. Ahora de nuevo, con nuestra mente renovada nosotros empezamos manifestando el amor en un nivel horizontal: del creyente al creyente, y del creyente al incrédulo siempre que y dondequiera que sea posible.
    “Pero Dios muestro su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:8). El amor de Dios siempre estaba allí listo para nosotros. “Porque de tal manera amó Dios al que él le dio a su Hijo unigénito…” El amor de Dios siempre ha estado disponible, pero nosotros hemos sido tan lentos asirnos de él. En l momento que nosotros creímos en nuestros corazones y confesamos con nuestras bocas a Jesús que es el Señor, el amor maravilloso de Dios se volvió una realidad, un trabajo espiritual interno. Depende ahora de nosotros manifestarlo día a día.

La reconciliación

“Y no sólo Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación” (Romanos 5:11). Si usted tiene las referencias marginales en su Biblia que ellas dicen “la conciliación” por “la expiación.” “Nosotros hemos recibido la conciliación” ahora. Ahora por fin nosotros nos reconciliamos con Dios. Desde el momento del nuevo nacimiento nosotros estamos en comunión perfecta y armonía con Él; nosotros estamos perfectamente reconciliados. Ésa es la grandeza de lo que Dios ha hecho para nosotros.

La abundancia de la gracia

“Porque si por la transgresión de un hombre reinó la muerte, mucho más reinarán en vida, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia, por medio de uno, Jesucristo.” (Romanos 5:17). Aquí nosotros vemos los pasos que eran necesario traer a la realidad Juan 10:10b, “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Nuestra vida abundante viene de recibir del don Dios, aquí el término la “abundancia de la gracia.” Sería suficiente hablar de la gracia de Dios, pero la figura de construcción se usa para dar énfasis a la grandeza de la gracia que nosotros hemos recibido. La palabra “el reino” indica ciertamente vida del Cristiano indudable y considerablemente una vida cristiana más allá de lo que normalmente se ve hoy.

La vida eterna

“Para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.” (Romanos 5:21).
     “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 6:23).
     La dadiva de Dios es la vida eterna. Es vida, no sólo es existencia sino vida en toda su plenitud, y esta es eterna. A veces la versión del Rey James usa la frase “vida perpetua” para este mismo término. Es eterno del punto de vista de Dios; vida que no tiene principio ni fin. Es perpetua de nuestro punto de vista, porque tenía un punto de partida en el momento que nosotros recibimos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, pero no tendrá ningún fin. No es por obras de justicia sino solamente por Su gracia.
    No Hay nada más que yo pueda hacer, sólo aceptarla y disfrutar de su grandeza.

Liberados de la condenación

Por consiguiente ahora No hay ninguna condenación para los qué están en Cristo Jesús…” (Romanos 8:1). No tener ninguna condenación es su privilegio, es la grandeza de lo que Dios hizo por usted en el nuevo nacimiento. “Por consiguiente” nos lleva al capítulo anterior dónde la vida de una persona bajo la ley se contrasta con la vida espiritual de un creyente. Debido a la respuesta que pasó por Cristo Jesús (Romanos 7:25), no hay ninguna condenación por consiguiente ahora. El resto de Romanos 8:1 no es sostenido por la mayoría de los textos, cuando la primera frase es incondicional.

Filiación

“Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; sino que habéis recibido el espíritu de adopción [filiación], por el cual clamamos, Abba, Padre.” (Romanos 8:15). La Palabra dice que nosotros hemos recibido el espíritu de filiación no de adopción (qué es para Israel). Nosotros nacimos en la familia, nosotros nos volvimos los hijos, nosotros hemos recibido el espíritu de filiación.
    Verso 16 nos dice, “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.” Note esta tremenda declaración en I Juan 3:2, “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es.” Algunas personas están gastando todas sus vidas que intentan deducir lo que ellos serán en lugar de disfrutar la grandeza de lo que ellos son ahora mismo. Nosotros somos hijos de Dios con poder. Nosotros hemos recibido el espíritu de filiación y pertenecemos a la familia de Dios.
    “Porque la creación misma será también liberada de la esclavitud corrompida, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” (Romanos 8:21). De algún modo profundo atrás en nuestra tradición nosotros siempre hemos pensado que la esclavitud y los hijos de Dios tenían que ir juntos. Dios se veía como dando vueltas con un palo, mientras nos pegaba cuando nosotros nos salíamos de la línea. También muchas organizaciones religiosas intentan mantener a los hijos de Dios en la esclavitud. Esto no es lo que dice aquí. No habla de libertad, sino de la libertad gloriosa de los niños de Dios. Esta libertad gloriosa siempre deberá estar en armonía con la Palabra. ¡Si la Palabra de Dios dice que es libertad gloriosa, entonces eso es lo que es! No es esclavitud. Si usted se queda con la Palabra, usted nunca estará en esclavitud; siempre será la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Una percepción del don de Dios

Incluso del libro de Romanos nosotros retenemos una percepción pequeña de la grandeza del don de Dios al creyente. Nosotros dejamos la comprobación total del libro en “busqueda del tesoro personal.” ¡Es excitante lo que Dios ha hecho para nosotros! Si nosotros dedicáramos un tiempo de nuestra vida al de estudio en la Palabra de Dios y en la grandeza de lo que Él hizo para nosotros en este un momento, al nuevo nacimiento, yo dudo que nosotros agotemos este tesoro en la vida. Yo creo que habrá más todavía para estremecernos y bendecirnos abundantemente debido a lo que Dios hizo.
    La emoción de esto es por motivo del momento en que yo le recibí a Cristo, yo no comprendí lo que estaba teniendo lugar. Desde el Día de Pentecostés los hombres y mujeres, por un acto de su voluntad, han confesado con su boca y han creído en su corazón y ha recibido este don espiritual maravilloso. Es la vida eterna; es poder desde lo alto. Nos hace hijos de Dios y el amor de Dios derramado en nuestros corazones. Nosotros hemos sido reconciliamos con Dios y nosotros recibimos el don de la justicia. Nosotros estamos verdaderamente “cargados” con la bendición espiritual.

Este copyright de la página 2005 © Peter Wade. Este texto de la biblia en esta publicación, de la Biblia de las América a menos que se indique de otra manera. Este art&íacute;culo aparece en el sitio: https://www.peterwade.com/.

¿le gustaria tener su propia copia de libros de Peter Wade y otros autores? Vaya a nuestro Catálogo.

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.