Positive Words, Inc. presents...

Identificado con Él


El incidente en el camino a Emmaus siempre ha capturado el interés de creyentes. El registro se da en Marcos 16:12-13 y Lucas 24:13-35. De mi parte, yo había querido siempre saber la profundidad y detallar lo que Jesús compartió con los dos discípulos. El registro me intrigó en Lucas 24:27, "Y comenzando con Moisés y todos los profetas, les exponía a ellos en todas las Escrituras lo que de él decían." Si sólo yo pudiera estar allí; que tremendo conocimiento del Antiguo Testamento yo podría tener!
    Sin embargo, yo he podido ahora poner esta casualidad respecto en su contexto correcto a la Iglesia de hoy. Ninguna duda que tener un registro de esa conversación sería maravilloso, pero se sombrearía por otra sección de la Palabra de Dios. A los creyentes en la Iglesia primitiva, la revelación dada a Pablo de nuestra identificación con Cristo es lejos mayor.
    ¿Yo canté a menudo el viejo cántico espiritual, "usted Estaba allí cuándo ellos crucificaron a mi Señor? Oh, a veces me causa estremecimiento, estremecimiento, estremecimiento. ¿Usted estaba allí cuándo ellos crucificaron a mi Señor? " ¡Ahora yo cantaría, "Yo estaba allí cuando ellos crucificaron a mi Señor! ¡Yo estaba allí cuando Dios lo levantó de los muerto!"

Su hechura

Efesios 2:10 es un tremendo versículo de la Escritura y es el lugar lógico para empezar nuestra discusión. "Porque nosotros somos su hechura…" Tocante a creyentes, no hay ninguna tal cosa como un hombre auto creado. Nosotros somos Su hechura. Algo que nosotros somos, algo que tener en cuenta, algo que nos ayudará manifiesta la vida más abundante es debido al hecho que nosotros somos Su habilidad. ¿Usted piensa que Él está satisfecho con Su hechura? Por qué sí es la hechura de Dios. Él no necesita un departamento del control de calidad, porque Su trabajo es perfecto siempre. Nosotros somos Su hechura, y Él está satisfecho con Su trabajo en nosotros.
    Sin embargo, la mayoría de los creyentes hoy piensan que Dios no está satisfecho con Su hechura. Ellos no pueden decirlo simplemente, pero sus acciones revelan este concepto claramente. Cristianos están deseosos escuchar a los predicadores si ellos les dicen lo que ellos necesitan hacer, o lo que ellos deben ser. Pero cuando nosotros les decimos audazmente lo que ellos son en Cristo, nos llaman herejes; que nosotros estamos exagerando; que nosotros somos los literalistas Bíblicos. Yo más bien creería lo que Dios dice que lo qué las personas piensan que Él dice. Cuando usted sabe el énfasis que la Biblia da, usted puede decirles que ellos están en Cristo a las personas y que Cristo está en ellos, y eso cubre cada necesidad humana que ha tenido alguna vez o tendrá. Nuestra necesidad es ver lo que la Palabra de Dios dice sobre nosotros, no lo que nosotros pensamos sobre nosotros. Dios dice "que nosotros somos Su habilidad".
    La palabra griega para "hechura" es poiēma nosotros transliteramos la palabra "poema." Se ha sugerido que la palabra significa una "obra maestra." "Porque nosotros somos Su obra maestra…"; no sólo algo que Él ha trabajado, sino la pieza de coronamiento del trabajo que Él produjo. Es algo que refleja la grandeza del Único quien hizo la hechura. La Palabra dice que usted y yo somos las obras maestras.
    Recuerde, la grandeza de lo que yo soy es porque Cristo murió y resucito de los muertos. Sin Él yo no puedo hacer nada, pero con Él yo puedo hacer todas las cosas, con Él yo no fallaré nunca. Yo soy lo que Dios dice que yo soy debido a lo que Dios hizo por mí en Jesús en la cruz del Calvario. En la perspectiva de Dios, desde Su punto de vista, nosotros nos identificamos con Cristo en ese momento. Nuestras vidas eran vinculadas con Su vida cuando Él hizo una realidad la salvación.

Crucificado con Él

La revelación de Dios a Pablo en Galatas 2:20 declara: "con Cristo yo estoy crucificado… " La frase debe estar en el tiempo pasado, como coinciden muchas recientes traducciones: "con Cristo yo he sido crucificado…" Cuando Cristo fue crucificado, espiritualmente yo estaba allí. Yo fui crucificado con, junto con, Cristo. La misma verdad se declara en romanos 6:6, "Sabiendo esto, que nuestro hombre viejo es [fue] crucificado con él."
    Este asunto de identificación a veces es difícil comprender, pero nosotros veremos la grandeza de ello cuando nosotros trabajamos a través de los eventos de ese tiempo. Es una gran verdad espiritual que en la perspectiva de Dios, cuando Cristo fue crucificado, yo me crucifiqué con Él. Cuando Él fue clavado en la cruz, yo me identifiqué con Él en lo que estaba pasando. Yo fui crucificado con Él cuando Dios en Cristo reconcilió el mundo con Él (II Corintios 5:19).

Muerto con Él

En Romanos 6:8 nosotros leemos que nosotros nos morimos con Él: "Ahora si nosotros estamos muertos con Cristo, nosotros creemos que nosotros también viviremos con él." Note el versículo 5: "Porque si nosotros hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección." También en el versículo 7, "Porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado." Nosotros nos morimos con Él. Cuando Cristo murió en la cruz, yo me identifiqué con Él en ese momento. Su muerte por el pecado no era por Él, era por todos los que creerían. Nosotros nos identificamos juntos con Él.
    Más allá la información acerca de esta verdad se encuentra en I Pedro 2:24, "Y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, a fin de que muramos al pecado…" Nosotros fuimos atados arriba con Él en Su muerte. II Timoteo 2:11 lo dice muy simple: "Palabra fiel es ésta: Que si morimos con El." Así no solo fuimos crucificados con Cristo sino que también morimos con Cristo.

Sepultado con Él

En Romanos 6:4 declara que nosotros nos enterramos con Él: "Por consiguiente nosotros fuimos sepultados con El por el bautismo en su muerte…" "Por consiguiente nosotros fuimos enterramos con El por Su bautismo en Su muerte" es un más entendible la traducción. Nosotros nos identificamos con Él en todas esas tremendas cosas que Él estaba haciendo en nombre de todos los que creerían en Él. En Colosenses 2:12 declara la misma verdad: "Sepultados con El en [Su] bautismo…"

Hecho Vivo con Él

En Colosenses 2:13 nosotros encontramos el próximo paso en nuestra identificación con Cristo: "Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida [hizo vivo] juntamente con El…" El hecho que Cristo murió, es el énfasis mayor de la mayoría de las iglesias cristianas, no es suficiente. I Corintios capítulo 15 fue escrito para decirnos que la muerte no fue suficiente; allí tenía que haber una resurrección. Si Cristo murió y no se levantó, versos 17-19 todavía estáis en vuestros pecados y de todos los hombres somos los más dignos de lástima. Nosotros fuimos crucificados con Él, nosotros morimos con Él, nosotros fuimos enterramos con Él, y gracias a Dios nosotros también fuimos hechos vivos junto con Él.
    "Nosotros fuimos vivificados [hechos vivos] junto con Él", y en esa vivificación yo me identifiqué con Él. Nosotros también leímos esto en Efesios 2:5, "Aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo…" Él nos vivificó o nos hizo vivo junto con Cristo — es tiempo pasado, un acto completado. ¿Cuándo Él lo hizo? Cuando Él hizo a Cristo vivo, cuando Él vivificó a Cristo. En ese momento nosotros nos identificamos con Él. También note I Corintios 15:21-22, "Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados." En Su vivificación, usted y yo fuimos identificados con Él. Hay un más tremendo paso que nosotros necesitamos considerar.

Sentado con Él

Efesios contiene la revelación más grande dada al hombre en la vida. No es ninguna sorpresa para descubrir el paso final de nuestra identificación exclusivamente con Él esculpida en esta epístola. Efesios 2:6 leemos: "…y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús." Nosotros estamos sentados ahora mismo juntos en los lugares celestiales con Él. Cuando Dios aceptó el trabajo de Jesucristo, Él lo aceptó como era necesario para redimir la humanidad. La Palabra nos revela que Dios lo sentó a Su mano derecha, en Efesios 1:20: "Qué él forjo en Cristo, cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales." Él concedió a Cristo que se sentara a Su mano derecha, mientras indicando la integridad del trabajo que Dios había hecho para nosotros en Cristo. Esta gran verdad se sigue por la verdad excelente que nosotros nos sentamos junto con Él (Efesios 2:6).
    Nosólo fui identificado en Su crucifixión, en Su muerte, en Su entierro, en Su vivificación, sino ahora mismo yo me identifico con Él sentando a la mano derecha del Padre. Por eso yo puedo ponerme de pie audazmente y decir que yo soy lo que Dios dice que yo soy. Ésta es una posición maravillosa, y nosotros necesitamos constantemente recordarnos su grandeza.
    Si nosotros nos vemos sentado junto con Él, nosotros empezaremos mirando a las cosas del punto de vista de Dios en lugar de nuestro propio punto de vista terrenal. Esto representará mucha diferencia en la alegría y abundancia de nuestra vida. Nosotros nos sentiremos como si nosotros estuviéramos caminando en el aire o nosotros nos sentiremos como si nosotros estuviéramos llevando botas pesadas cubiertas en el barro espeso. Esos motores de reacción enormes parecen poco atractivos e inmóviles cuando ellos están en la tierra, pero cuando ellos están en el aire ellos son maravillosos y elegantes. Eso es lo para que ellos fueron hecho, para volar. Los creyentes simplemente son así. Desgraciadamente, la mayoría de los creyentes están empujando una carretilla de mano en un corral barroso abrumado con todas las cargas, en lugar de verse sentado en los lugares celestiales en Cristo.

Yo soy lo que Dios dice que soy

En Romanos 8:14 nosotros vemos lo que Dios dice que nosotros somos: "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios." Yo soy un hijo de Dios; yo pertenezco a la familia. Dios dice que yo soy Su hijo. Todavía hay cristianos que se ponen hostiles cada vez un creyente tiene la intrepidez para decir que él o ella es un hijo de Dios. Y todo lo que usted ha hecho es decir lo que la Palabra dice, porque usted es parte de la familia.
    Los versículos 15-16 declaran: "Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción [filiación], como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios." Ningún pero, y, aunque, o tal vez; claramente dice que nosotros somos los hijos de Dios. El versículo 17 dice: "Y si hijos, entonces también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo…" Nuestra vida está alineada con la vida de Cristo. Nosotros somos coherederos con Cristo. Eso significa que nosotros entraremos al mismo tiempo en nuestra herencia. Nosotros somos los hijos de Dios nosotros somos lo que Dios dice que nosotros somos.
    Ahora esta verdad de lugares de identificación cae un poco de responsabilidad sobre mis hombros. Mi vida futura en la tierra dependerá en cómo yo actúo en base a lo que yo soy. El creyente tiene el derecho para vivir como un hijo de Dios, porque eso es lo que él es según la Palabra, y eso es lo que él siempre será. El problema es que la vida cristiana normal parece anormal a muchos cristianos. La vida cristiana normal es una vida de poder y victoria; es una vida de saber quién es usted, lo que usted puede hacer, y disfrutar todo lo que Dios ha hecho disponible. A muchos cristianos de otras partes esto parece ser la vida cristiana anormal. "¿Qué nosotros diremos entonces a estas cosas? ¿Si Dios es por nosotros, quién puede estar contra nosotros? ¿Él que no escatimo a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, cómo no debería él darnos con él también libremente todas las cosas? No, en todas estas cosas somos más que conquistadores a través de él que nos amó" (Romanos 8:31,32,37).
    Yo puedo decir audazmente, "Yo soy lo que Dios dice que yo soy." Permitámonos creer la simplicidad de la Palabra, lo que Dios hizo para nosotros, cómo nosotros nos identificamos con Cristo. Sabiendo esto, nosotros podemos estar de pie con la cabeza sostenida en alto ante cualquier circunstancia, porque nosotros sabemos que nosotros somos los hijos e hijas de Dios con poder.

Este copyright de la página 2005 © Peter Wade. Este texto de la biblia en esta publicación, de la Biblia de las América a menos que se indique de otra manera. Este art´culo aparece en el sitio: https://www.peterwade.com/.

le gustaria tener su propia copia de libros de Peter Wade y otros autores? Vaya a nuestro Catálogo.

 

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.